Navigation Menu+

Kubala une el ‘street art’ con el fútbol romántico

El artista Paulo Consentino viaja por el mundo pintando grandes murales de leyendas, muchas de ellas culés

Nacido en Santos en la década de los sesenta, su padre era el médico del club donde jugaban Pelé o Carlos Alberto. El fútbol era otra historia y tenía acceso directo a mitos de un equipo legendario. Paulo Consentino soñaba con llegar a ser como ellos, convertirse en el mejor y ganarse la vida con su deporte.

Se crió en las calles con un balón en los pies, pero era patoso, el último que quedaba por escoger en los partidos con los de su pandilla. Así que en vez de jugar, Paulo decidió pintar el fútbol. Empezó dibujando a sus amigos, siguió con sus ídolos hasta que ahora pinta murales por el mundo. ‘Street art’, arte en las calles, justamente donde él empezó jugando. Un oficio que le permite seguir estando al lado de los mejores jugadores del mundo y con el que ha logrado, de otra manera, su objetivo: vivir del fútbol. Y del arte, su otra gran pasión.

Consentino ha acabado un mural de Ladislao Kubala en la Nau Bostik de Barcelona. “Me gusta pintar sobre el fútbol romántico. Tenemos que mantener viva la imagen de los mitos. Lo que vemos hoy es un reflejo de los grandes de la década de los cincuenta y sesenta. Son la esencia del fútbol, por cómo jugaban y cómo sentían la camiseta”, explica al artista brasileño que no conocía a Kubala antes de llegar a Barcelona, donde vive a épocas desde hace cuatro años. “Vi su estatua la primera vez que estuve en el Camp Nou, en un Barça-Ajax. Busqué su historia, qué significaba para el Barcelona y me identifiqué”. La imagen que escogió Consentino, además, es una foto de Mundo Deportivo. La hizo el fotógrafo Joan Bert en un Barça-Betis, la temporada 1957/58.

Consentino firmó su primer gran mural para el centenario del Santos, el club de su vida. Un kilómetro de largo por cuatro metros de alto con sus leyendas históricas. En el Mundial 2014 pintó varios aeropuertos en Brasil y empezó a encadenar encargos. Entre otros, la fundación de Neymar y varios por el extranjero. Nacía un proyecto personal basado en viajar y dibujar fútbol. En clave culé, ya ha ilustrado a Messi en Rosario, a Cruyff en Amsterdam o a Luis Suárez en Montevideo. Y tiene más propuestas. La más especial, en el estadio del Chapecoense, donde un mural homenajeará a las víctimas del accidente de avión.